CARL ORFF

title-song

O FORTUNA VOCES SEPARADAS

2,99

«O Fortuna» es la introducción coral del gran Carmina burana, que requiere seis voces de coro mixto (SSATTB: divisi en soprano y tenor) más orquesta. El cantante puede ensayar «O Fortuna» escuchando grabaciones separadas de cada línea de voz, a cargo de intérpretes profesionales. Al mismo tiempo, el usuario de la app estará viendo en pantalla la partitura, para aprender por completo la canción.

COMPOSITOR, ÉPOCA:

CARL ORFF, S.XX

SACRO O PROFANO:

Profano
Gender

GÉNERO:

Coral sinfónico / Cantata / Canción para danza

IDIOMA:

Latín

CANTANTES EN LAS PISTAS:

Soprano: Paloma Friedhoff. Alto: Daniela Vladimirova. Tenor: Eduardo López Ovies. Bajo: Mario Villoria.
Gender

DIFICULTAD:

Hard

Análisis musical de «O FORTUNA»

Carmina burana tiene una aparente sencillez de escucha, que por dentro incorpora una arquitectura compleja, puesta al servicio del texto y de la expresividad. Por eso la obra se encuentra entre las más conocidas del repertorio sinfónico para coro, adaptada a distintos estilos y utilizada en películas o piezas publicitarias.

La estructura de los versos tiene cierta rigidez, con métricas y rimas muy pronunciadas. Orff aprovecha este recurso para jugar cadencias rítmicas en melodías sencillas y repetitivas. La riqueza de tonos que recorre toda la cantata le dan versatilidad que pasa de lo dramático a lo bufo e íntimo. Hay juego también de contrastes: dinámicas súbitas entre fuerte y piano. El empeño está en la espectacularidad visceral y primitiva, permitiendo que cualquier espectador comprenda lo que el coro está transmitiendo desde el escenario, pues apela a instintos primarios compartidos.

La exigencia vocal es alta, es preciso concentrarse y ensayar con entusiasmo, en particular para una canción polifónica con protagonismo de coro, como es «O Fortuna».

El texto que se canta tiene que estar bien pronunciado, como si se masticara. Eso ayuda a evitar rapideces innecesarias.

La pronunciación latina no es la convencional, sino que tiene sonido alemán. La «c» es una «ts» (en el compás 18, «aciem» se pronuncia «atsiem»). Las letras «sc» suenan como «sts» («crescis» se canta «crestsis»). En estos casos ayudan las indicaciones de staccato: el punto colocado sobre la nota hace que su duración se reduzca a la mitad. Así la blanca se convierte en una negra más un silencio de negra, y justo al comenzar ese silencio se canta la consonante final de la sílaba (si es que no acaba en vocal, como en el compás 5: «sem-per cres-tsis aut de-cres-tsis»). En el compás 49, «michi» suena como «miji», con una jota suave como la del «ich» alemán. En el compás 50 «quoque» se pronuncia sustituyendo la «u» por una «v» francesa («qvoqve»). Más adelante, en los compases 83 y 92 «tangite» y «plangite» deben sonar con la «g» suavizada, como «tanguite» y «planguite». Los sonidos «e», «i» no deben abrirse demasiado. El canto debe producirse interiormente, no en la boca.

Las grabaciones de Singerhood ayudan a aprender la pronunciación, medida y tono de cada nota, siempre a la velocidad correcta… escuchando las líneas de voz separadas (no archivos MIDI), que pueden usarse mientras se camina, se espera el autobús o se cocina en casa.

Algunos consejos que dan los intérpretes: sentarse bien durante los ensayos, para estar en descanso, haciendo que el aire circule cómodamente y el diafragma tenga apoyo. Es una obra compleja, que requiere esfuerzo. Hay que respirar profundamente antes de cada frase. Con la agitación de «O Fortuna» conviene turnar las respiraciones entre los coralistas para que no haya ahogos.

Para terminar, es bueno saber que el primer número de Carmina burana es también el último, una copia exacta. Es como tener el bis ya en el programa.

ANÁLISIS HISTÓRICO DE «O FORTUNA»

En esta versión, el director musical Marcos Castán ha acudido directamente al manuscrito de Orff para re-editar la partitura y extraerle los matices originales que podrían haberse perdido, tras muchos años de interpretaciones en todo tipo de eventos y soportes, por coros muy diferentes.

Ese regreso a las fuentes depara alguna sorpresa: la forma de pronunciar el latín en la Alemania medieval, determinadas articulaciones y expresividad exagerada.

Es atractiva la adecuación entre texto cantado y música, motivo por el cual es necesario comprender lo que dicen los cantantes.

Carmina burana son multitud de versos de los siglos XII y XIII, escritos por goliardos, formados en las recién constituidas universidades europeas. Los poemas describen la vida ordinaria mezclándola con aspectos satíricos y lúdicos. El panorama medieval no es oscuro, sino de cánticos y desfachatez contra el poder establecido. Hay un sentido dramático del destino, cargado de referencias políticas provocadoras.

Todo esto llamó la atención a Carl Orff para seleccionar una veintena de poemas y componer con ellos su «cantata escénica», estrenada en 1937.

El texto conjunto podría verse como la trayectoria de un amante, iniciado en «O Fortuna» con el clamor de someterse a los azares de esa fortuna que con su giro eleva o hunde a quienes encadena a sus designios.

Translation

Traducción

CARMINA BURANA

1. Coro
O Fortuna,
velut Luna
statu variabilis,
semper crescis
aut decrescis;
vita detestabilis
nunc obdurat
et tunc curat
ludo mentis aciem,
egestatem,
potestatem
dissolvit ut glaciem.

Sors immanis
et inanis,
rota tu volubilis,
status malus,
vana salus
semper dissolubilis,
obumbrata
et velata
michi quoque niteris;
nunc per ludum
dorsum nudum
fero tui sceleris.

Sors salutis
et virtutis
michi nunc contraria,
est affectus
et defectus
semper in angaria.
Hac in hora,
sine mora
corde pulsum tangite,
quod per sortem
sternit fortem,
mecum omnes plangite!

POEMAS DE BEUERN

1. Coro
O Fortuna,
velut Luna
statu variabilis,
semper crescis
aut decrescis;
vita detestabilis
nunc obdurat
et tunc curat
ludo mentis aciem,
egestatem,
potestatem
dissolvit ut glaciem.

Sors immanis
et inanis,
rota tu volubilis,
status malus,
vana salus
semper dissolubilis,
obumbrata
et velata
michi quoque niteris;
nunc per ludum
dorsum nudum
fero tui sceleris.

Sors salutis
et virtutis
michi nunc contraria,
est affectus
et defectus
semper in angaria.
Hac in hora,
sine mora
corde pulsum tangite,
quod per sortem
sternit fortem,
mecum omnes plangite!