choir conductor

Protagonistas: el director de coro

El director de coro, ese personaje, emblema de nuestro ocio, guiador de nuestros pasos, y… tan raro… siempre….

En principio, es fácil dar una definición sobre qué es un director de coro: quien nos ayuda a interpretar una partitura coral. Pero si comenzamos a desglosar todas las pequeñas tareas que debe hacer antes de llegar al punto de mover las manos suavemente frente a su coro, nos encontramos con una buena lista.

Unas de sus más relevantes es la elección del repertorio, aquí debe desplegar y mezclar todos sus conocimientos musicales: conocer un buen número de obras de diferentes estilos, decidir qué tipo de concierto quiere (debe o puede) hacer, adecuarse al nivel y a los gustos de sus coralistas y además estar preparado para que antes o después alguien le diga que no ha acertado…

Muchas veces se convierten en esos negociadores de la policía que salen en las películas, intentando hacer acuerdos ante situaciones de riesgo. Ante un concierto de compromiso, con una pieza que hay que cantar sí o sí, sin tenores, con sopranos que se llevan mal… E intentar sacar lo mejor dando apariencia de seguridad, aunque no siempre sea real.

Otras veces son padres, controlando que no se peleen los niños, dándole a cada cual su capricho, escuchando que el tenor de la segunda fila de la derecha no se sabe su parte, aunque no se lo debas decir. Sufriendo que la contralto de turno no le gusta la segunda fila o que tenemos que cantar aquello tan bonito que siempre hacíamos con el anterior director…

Sin duda alguna, el director, como quien trabaja gestionando grupos, tiene la responsabilidad de trabajar la cohesión y la consistencia del colectivo, valorar lo importante de trabajar la empatía y el lenguaje corporal y verbal que debe utilizar con cada grupo y con cada integrante. Este puede ser un ámbito en el que los directores carecen de formación específica. El aprendizaje de lo qué hay que hacer para el correcto manejo de las relaciones, se acaba dando con el tiempo (y mucha paciencia). Eso sí, cuando este objetivo se consigue y se trabaja por mejorar la calidad de las relaciones dentro del grupo de cantantes, en ese mismo instante comienza a mejorar también la calidad musical.

Y en todo este cóctel, defender una partitura. El vínculo de comunicación entre el director, su coro y su público, que le mira fijamente a la nuca.

director de coro

 

3 comentarios en “Protagonistas: el director de coro”

  1. Javier Sáenz Munilla

    Ser director de coro, no es tarea fácil, ni mucho menos. Conocer la obra hasta el más mínimo detalle, tener un oído, no fino, finísimo, telescópico y al mismo tiempo de gran angular. Porque tiene que pillar todas, el conjunto y, a la vez, cada una de las voces, especialmente las disonancias. En ese caso fijar su mirada de águila en la tuya, para pillarte en ese renuncio que te hace poner cara de ‘lo ssiieentoo’ y al mismo tiempo dedicarte un ‘no pasa nada, pero más atención’.
    Ser director de coro es lo más. Y dirigir con una mano y con la otra ejecutar el teclado. ¡ Que virguería!. Eso no lo hacen todos.
    Y hay que tener mucha mano izquierda también y cuidar lo que se dice y cómo se dice, además de con las miraditas asesinas, como decía antes. Porque entre quienes cantamos en coros, hay un personal muy variopinto y, en cualquier momento, por un quítame allá un bemol, se lía parda.
    Por eso, un buen director, tiene que exhibir palabras, miradas, gestos de seda, en guante de acero. Y ponerse serio, cuando es necesario y sólo entonces. Porque si no, te toman a rechufla.
    ¿Difícil, eh?. Pues mi dire, Tomás Castán, del Coro Singerhood, es así. Fantástico. Y no es que lo diga yo, que soy uno de sus pelotas preferidos, es que es la pura verdad. Lo juro.

  2. Lo he compartido con mi coro. Sin el director no habría Coro qué se precie. Su trabajo es fundamental y no siempre considerado. Felicidades a todos, directoras y directores!!!

  3. Gonzalo Matute Baena

    Sin duda, Marcos Castán. Un auténtico maestro en sacar mucho incluso donde no lo hay. Motivador, paciente, y un auténtico genio para hacer entender la técnica y el sentimiento del canto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *