coralinas

Las coralinas renacentistas, balcones de música coral

La música coral es un arte que abraza todos los sentidos. Que se lo digan a quienes disfrutan del don de la sinestesia y pueden oír colores o ver sonidos. Afortunadamente no solo los sinestésicos pueden visualizar el alma de la composición; paladear su acidez, el amargor, la dulzura o salazón de una pieza; y por supuesto, palparla.

Así lo quiso Luca della Robbia, escultor florentino del siglo XV, que nos dejó la más increíble escultura dedicada al canto coral: la Cantoria (1431-1438) del Duomo de Florencia.

Cantoria luca della robbia
Cantoria de Luca della Robbia (1431-1438) para .el Duomo de Florencia

TRIBUTO A LOS COROS BLANCOS

Una cantoría es la tribuna destinada al coro infantil en una iglesia, por eso esta magnífica obra está compuesta por un balcón de planta clásica, con paneles cuyos relieves representan los versos del Salmo 150 con grupos de jóvenes que cantan y otros que bailan y juegan al son de su música coral.

La belleza clásica y la naturalidad de la composición animan la escena, llena de movimiento. Un dinamismo secundado por la comunicación gestual y el movimiento en el pelo y los ropajes de los personajes.

EL CORO MELLIZO DE DONATELLO

Ese balcón forma pareja con la Cantoría que realizóotro maestro de la talla en piedra y madera, Donatello, también para Santa Maria dei Fiore. Para acoger a todos los coralistas encargados de los cantos litúrgicos se decidió construir dos cantorías en el presbiterio, que se elevaban simétricamente a los lados del altar mayor.

La arquitectura del coro es rigurosamente geométrica de querubines danzantes expresando la alegría espiritual, con movimientos frenéticos de temática dionisíaca. De acuerdo con la teoría del arquitecto contemporáneo Leon Battista Alberti, “parecen haber sido lanzados a una carrera que ni siquiera la arquitectura frena, sino que exalta”.

Cantoria luca della robbia
Cantoria de Luca della Robbia (1431-1438) para .el Duomo de Florencia

En definitiva, las coralías hermanas son dos mellizas en extremos opuestos: de la serena y tranquila compostura clásica de la obra “apolinéa” de Luca della Robbia, a la exaltada escultura “dionisíaca” de Donatello.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *