cantamañanas

Cuidado, es probable que seas un cantamañanas

La RAE define cantamañanas como una persona informal, irresponsable y que no merece crédito. Triste definición para una palabra que haga referencia al canto.
Queremos darle un nuevo significado, ¿no sería bonito ser un cantamañanas, cantatardes y cantanoches?, ¿no podríamos darle un nuevo significado para aquellos que nos dedicamos a cantar todo el tiempo?
 
¿Qué sentimos cuando cantamos? En Singerhood nos hacemos a menudo esta pregunta. ¿Sentirá todo el mundo lo mismo? La verdad es que la respuesta llega rápido. ¡Qué tontería! Seguro que no. Si todo el mundo sintiese lo mismo que nosotros, la gente no pararía de cantar. Sería insoportable…
 
Momentos felices que se cantan, canturrear por la calle, en el coche, al ir a correr, en la ducha, que ni siquiera es cantar, pero que ahí está, sonando, todo el tiempo.
Cuando el día es especialmente difícil, ese día cantar es más complicado, a veces hay que obligarse, pero entonces también cantamos, y ahí se nota de verdad lo que mejora. Después de una buena noticia, pues eso, cantamos. A veces nos vemos en una “esquizofrenia musical” de esas en las que se nos mete una canción en la cabeza y no se quiere marchar, hasta que nos aburrimos de tanto cantarla… Definitivamente tenemos un instrumento dentro que aflora permanentemente por salir.
 
¿Y la excepción? ¿Y ese momento en el que no podemos, en el que no conseguimos cantar? Seguro, queridos cantores que en alguna ocasión os ha pasado, ese momento, tras escuchar una interpretación estupenda nos emocionamos, tanto que se nos cierra la garganta, se humedecen los ojos y no sale nada, nada. Ese momento de disfrute, si, un éxtasis extraño, un momento inesperado e insospechado que impide pronunciar sonido alguno.El momento en el que solo el mejor canto nos impide el canto.
 
Queremos ser cantamañanas, cantatardes y cantanoches, ¿y vosotros?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *