elena sharkova wscm

Elena Sharkova. Reinventando tus ensayos corales

Elena Sharkova nace en San Petesburgo y se gradúa en dirección en el Conservatorio Estatal Rimsky-Korsakov.

Reside en Estados Unidos desde 1993, Elena ha tenido una ajetreada carrera como directora de orquesta y coro, además de como profesora universitaria y editora musical. Es la directora de la orquesta “Symphony Silicon Valley” y la directora artística de “Cantabile  Youth Singers”. 

Elena disfruta trabajando con personas de todas las edades y es una apasionada del canto impartido desde una perspectiva informal, construyendo comunidades a través de la diversión y el significado profundo de hacer música, combinando siempre el canto con el movimiento y la improvisación.
¿Imaginas una sala de ensayo sin sillas en la que los cantantes pueden moverse libremente, utilizando la improvisación como medio para aprender e interpretar música coral? Esto es lo que Elena Sharkova hace. Vamos allá.

Elena nos presenta el tiempo de ensayo como un tiempo de construcción de comunidad, muy preocupada por las actitudes de nuestro tiempo, en las que la vida cada vez cuenta con una interacción social REAL menor; en la que las actividades académicas cada vez hacen pasar a los jóvenes más tiempo sentados, no se habla, vivimos invadidos de imágenes e interacciones virtuales donde se presenta una realidad que no se corresponde con cómo son las personas en realidad y que termina por ser perjudicial para la salud emocional.

A la hora de afrontar un ensayo debemos partir de intentar conectar a las personas con su cuerpo y su mente, y hacerles conocerse a sí mismos. Tener necesariamente que pasar por una experiencia física para cantar. No podemos pensar en buenos músicos si sólo están sentados en una silla, mirando un libro y atrapados por una enseñanza rígida y no integral. Necesitamos conectar la música con la danza. Conocer cómo se baila un minueto para comprender a Bach o una polonesa para acercarse a una interpretación de Chopin.

“Uno de las útiles que utilizo para mis ensayos y para que los niños conozcan su cuerpo es el yoga”. Es válido para todas las edades. Trabajando en Silicon Valley la gente vive sentada frente a la pantalla de un ordenador y lo último que debemos hacer es volver a sentarnos cuando vamos a hacer música.

Debemos trabajar en conseguir un Tiger BODY (Fuerza, luz y energía), una Budda MIND (Calma, curiosidad y amabilidad) y un SPIRIT of Firebird (libertad, autenticidad y aventura)

  1. Espacio físico

Cambiar el mobiliario, necesitamos eliminar las sillas para poder movernos libremente durante un ensayo e investigar el espacio físico que nos rodea. Las sillas han sido sustituidas por esterillas de yoga y los ensayos se realizan descalzos. El comienzo del ensayo es meditando, es importante incluir momentos de silencio en cada uno de los ensayos. Tres minutos de meditación pueden proporcionar tres horas de ensayo productivo. Los ejercicios funcionan en todas las edades, con niños muy pequeños la meditación se limita a mantener los ojos cerrados el tiempo que el sonido de un crótalo está en el aire.

  1. Movimiento

Especialmente el calentamiento de incluir movimiento y conocimiento del propio cuerpo; debemos conseguir que los coralistas realicen los calentamientos mirándose a los ojos, con o sin contacto físico, pero necesariamente con contacto visual constante entre sí, esto consigue que cada vez sea menos necesario el director en los conciertos, puesto que los coralistas se comunican cantando y mirándose unos a otros, concentrados y sin ser conscientes de que el público está ahí; produciéndose sin duda un efecto artístico y comunicativo mucho mayor.

Dentro del discurso educativo diversión, sin duda, pero incluyendo profundidad, reflexión…

Tan sólo trabajar cuatro clavesContacto, carácter, improvisación y movimiento. 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *